Correa, 6 meses sin gol en Liga

Ángel Correa lleva seis meses sin hacer un gol en LaLiga con el Atlético. Seis meses y medio, desde que el 7 de octubre ante el Betis celebrara el último 8ª jornada. Parece demasiado tiempo para jugador que estaba llamado a derribar la puerta de una vez. Desde que llegara al Atlético fueron muchas las esperanzas puestas en él. Era un diamante, un diamante que además tuvo que esperar un año para poder jugar: en el reconocimiento médico se le descubrió un tumor en el corazón que le obligó a pasar por el quirófano. Cuando un año después comenzaba la pretemporada con la posibilidad de disputar minutos fue constante una comparación: Correa era el jugador más ‘Kun’ desde el Kun Agüero que había jugado en el Atleti

Pero fueron pasando los partidos y Correa fue encasillándose en un papel: el de actor secundario. Cuando salía, a menudo, por el alboroto que crea, por su capacidad de girarse en una baldosa, porque es un verso libre, cambiaba los partidos. Pero sólo era eso, cuando iban llegando las oportunidades en forma de titularidades, el argentino también a menudo solía diluirse. Hasta Simeone en sala de Prensa le pidió más: «Debe dar otro paso«. Y lo dijo no sólo una vez, sino varias. 

La pasada temporada, Correa parecía a punto de dar ese paso. 56 partidos, nueve goles, 3.259 minutos, con nueve asistencias. Al comienzo de ésta también: antes de enero, 58% de titularidades, después un 35% menos, pero se ha estancado. Ha jugado 44 partidos, con 2.401 minutos, es decir, 858 menos que los que jugó la pasada temporada (a ésta le quedan cinco partidos, aunque lo jugara todo, que no parece, 450′, no alcanzaría la cifra del año pasado). Éste está siendo, de hecho, su año más dramático en cuanto a aportación goleadora. En 12 goles participó en la 15-16, su primera temporada: 8 marcó, en 4 asistió. En 19 en la 16-17, 8 hizo, 11 dio. 18 en la 17-18: 9 y 9. Y no llega a los diez en la 18-19: cuatro y cuatro. En Liga aquel de octubre fue el último que hizo pero también fue el segundo (el primero lo hizo en la primera jornada ante el Valencia). Los otros dos, en Copa, ante el Sant Andreu y el Girona.